viernes, 2 de mayo de 2014

Harry Potter Studio Tour

¿Sus pensabais que me había muerto? Yo también, la verdad. Abril ha resultado ser un mes bastante estresante y tenía poco tiempo para leer, y siendo sincera, tampoco me apetecía actualizar el blog (de todas formas no me he terminado ningún libro, así que no podía escribir una reseña nueva)

Pero tranquilos todos porque I'm back, bitches. Y no sólo con esta entrada, sino con dos nuevas reseñas de dos libros bastante conocidos: Danza de dragones de George R.R. Martin (pa' los que no entiendan: el quinto libro de Juego de Tronos), y Leal de Verónica Roth, el tercer y último libro de la fantástica trilogía Divergente. Del primero no he decidido aún qué voy a escribir porque hasta la sinopsis es un spoiler, y la gente se pone muy tonta con los spoilers por Internet... Y del segundo, bueno, decir que la gente a la que no le guste esta trilogía lo va a disfrutar. Sí, me está pareciendo una mierda, como los anteriores; pero lo peor es que las explicaciones para el universo absurdo de Verónica Roth tampoco tienen ni pies ni cabeza y me pongo de mala leche cada vez que sigo leyendo, así que no sé cuando lo terminaré.

Probablemente a muchos esto que acabo de contar os importe un soberano pepino, así que no me voy a ir más por las ramas y os voy a contar mi experiencia en los estudios de Harry Potter en Londres.

www.wbstudiotour.co.uk

Si soy sincera, a mí me hace más ilusión ir al parque de atracciones de Harry Potter en Orlando (Florida, EE.UU.) que visitar el museo de cómo se hicieron las películas. Obviamente, una cosa no se puede comparar con la otra porque los estudios de Harry Potter son básicamente un museo mientras que al parque de atracciones vas a jugar y pasártelo bien en vez de sólo a mirar. También iba con las expectativas muy altas porque conocía ya dos personas que habían estado allí y no paraban de ponérmelo por las nubes (uno hasta me dijo que iba a ser algo que no olvidaría en toda mi vida... y yo sigo pensando que me hizo más ilusión ir a Disneyland). Y si a todo esto añadimos que ese día mis hormonas decidieron llenar mi mente de pensamientos super positivos rollo "que asco de vida, debería tirarme a un río y ahogarme, y que le den por culo a todo", pues no fue la excursión de mi vida. A lo mejor si hubiese ido con alguien tan friki como yo de Harry Potter, hubiésemos hecho un combo con nuestro entusiasmo y todo hubiese sido felicidad y fangirlismo, pero como no fue así pues tenía el ánimo un poco bajo mínimos.

Al día siguiente me vino la regla y se me pasó todo el pesimismo... Y esa es la magia de un ciclo hormonal tan fantástico como el mío.
Que gran invento, la mentruación...
Lo primero que tenéis que saber antes de compraros el vuelo a Londres es que la entrada hay que comprarla de forma anticipada por Internet (en su página web, obviamente). No vayáis a ir tan alegremente pensando que podéis adquirirla en taquilla porque os mandarán de vuelta para vuestra casa. La entrada básica vale 30 libras, es decir, una barbaridad (como todo lo que hay en Londres, para qué engañarnos).


Llegar a los estudios es bastante fácil. En la página web también os explican todas las opciones que hay para llegar hasta allí: autobús, tren, coche... Andando no vayáis porque está en el quinto pino. Yo cogí un tren desde Clapham Junction hasta Watford Junction. Allí te bajas y justo al salir, a mano izquierda, estará el autobús que os lleva a los estudios. Ni se os ocurra pensar que podéis ir andando porque hay que salir a la autovía (y un taxi os sablaría). En el enlace que os he dejado os recomiendan que cojáis el tren desde London Euston o Birminghan New Street, pero eso es una tontería. Sólo tenéis que mirar qué trenes pasan por esa estación y punto pelota. También hay una línea de metro que llega hasta allí.


El autobús que os lleva a los estudios también hay que pagarlo (ya podía ser gratis con lo que vale la entrada, coño). Menos mal que es barato (2 libras ida y vuelta), porque sino sí que me hubiese parecido un abuso.

Los estudios por fuera no son gran cosa, la verdad. Un par de fotos de las películas, tres piezas del ajedrez original de la primera película, las taquillas para recoger entradas y la terraza de la cafetería. Ya está, no hay más. Tengo fotos que lo testifican, pero no las voy a poner en la entrada porque había cosas infinitamente más interesantes dentro. Como estas pedazo de fotos que te reciben al entrar al interior:
Esto era el techo, no os creáis que las podéis tocar o algo...
Nosotros entramos en el último turno, el de las seis y media de la tarde, porque no quedaba otro. El recorrido puede durar perfectamente entre dos y tres horas (más el tiempo que podáis perder en la tienda mirando todo lo que no podéis compraros porque es la hostia de cara). Nosotros intentamos correr un poco por el tema de que cierran a las diez de la noche y porque el último bus hacia la estación de tren salía a las nueve y media.

"¿Y qué hay dentro?", os estaréis preguntando. Hice 363 fotos sobre lo que había allí y obviamente todas no me caben en la entrada, así que he hecho un álbum en mi perfil de Google+ donde las iré subiendo poco a poco (no tengo fibra óptica, así que mi Internet es un poco lento... muy de principios de milenio).
Uno de los escaparates de la tienda.

Primero entráis en un vestíbulo donde os reciben las fotografías que os he enseñado un poco más arriba, la cafetería, la zona para dejar mochilas (¡gratis!) y la tienda.

Si sois unos idiotas enamorados del merchandising como yo, en la tienda se os va a ir la pelota. Venden de todo. Y todo carísimo. Yo casi no me compré nada. Una caja de Grageas Bertie Bott de Todos los Sabores y una varita-bolígrafo (la de Hermione Granger). Me quería comprar más cosas porque había estado ahorrando para ir allí y gastármelo en la tienda, pero mi acompañante no paraba de repetir lo caro que era todo y que le parecía una tontería comprar las cosas... Al final me hizo sentir mal por querer comprar más, y ahora me arrepiento profundamente. No hagáis como yo y, si vais, inflaros a comprar.

Lo gracioso es que, un par de días más tarde, fuimos a King's Cross y resulta que han arreglado la estación desde la última vez que estuve allí. Antes, si buscabas el Andén 9 y 3/4 tenías que preguntar porque estaba escondido en un lateral, y el carrito era uno de los normales de la estación, roto. Ahora lo han arreglado, han puesto un carrito como los de la película, con maleta y jaula incluidos, e incluso te dejan una bufanda para la foto (lo que no sé es si hay que pagar porque esta vez no me pude hacer la foto... había mucha cola). Y para más inri, han abierto una tienda de merchandising de Harry Potter justo al lado. Es pequeñita y tiene menos cosas que la de los Estudios, pero algo es algo.

Bueno, no me enrollo más y os cuento qué había dentro.
Horrocruxes a la venta.
Antes de entrar a una sala con televisores en los laterales donde se muestran los carteles de las películas en diferentes idiomas, veréis la alacena de Harry Potter. A mí me resultó extraño verla fuera de la casa. En la sala de los televisores os darán la bienvenida en inglés, os dirán lo que podéis ver en el recorrido y que os van a hacer fotos gratis subidos en escobas. Esto último es mentira (técnicamente no lo es, pero sí). La foto y el vídeo te los hacen gratis, eso es verdad. En la sala está prohibido grabar y echar fotos. ¿Por qué? Pues porque cuando terminas y vas a recoger tu foto y/o vídeo descubres que te quieren cobrar un ojo de la cara por cada uno. Imprimir la foto una sola vez cuesta 12 libras, y el vídeo en DVD (o USB) son 20 libras. Nosotros los mandamos a la mierda. Que sí, que mola montarte en una escoba con la túnica de Ravenclaw (la que me dieron) y fingir que escapas de Prive Drive por Londres volando hasta Hogwarts. Pero la calidad del vídeo (o de la foto) no era como para pagar eso. Así que de gratis nada.

A mí lo que más me llamó la atención fueron las cajas de cereales.
Después del discurso en esa sala, os hacen pasar a una especie de cine donde os pondrán un vídeo con los tres protagonistas de la saga dándoos la bienvenida al estudio y contándoos lo que ha significado esto para ellos y blablablá. Creo que el vídeo no llega a durar ni cinco minutos. En cuanto acaba, suben la pantalla y os encontráis con las puertas al Gran Comedor. Aquí un apunte: si queréis abrirlas, decid que ese día es vuestro cumpleaños y el guía os dejará hacerlo con él.

Y por supuesto, al otro lado está el Gran Comedor. Sólo hay dos mesas puestas, decoradas para el desayuno y con la ropa de las casas y de los fantasmas expuestas. Al fondo está la mesa de los profesores con la ropa de los más importantes expuestas. La verdad es que es más pequeño de lo que me imaginaba... En las películas parece enorme (se supone que son 70 alumnos por casa mínimo). No tengo ninguna foto decente para mostrároslo porque había mucha gente y lo tapaban todo cada vez que intentaba echar una foto de todo el comedor, pero al menos las pocas fotos que hice eran people free.

Daniel Radcliffe a tamaño real.
Después se entra donde más props y escenarios de la película hay. Veréis el dormitorio de los chicos de la torre de Gryffindor (el de Harry, Ron, Neville, Seamus y Dean), la sala común de Gryffindor, el despacho de Dumbledore, la cabaña de Hagrid, el aula de Pociones, la puerta de entrada a Hogwarts, la estatua del Ministerio de Magia, el reloj de Hogwarts, la entrada a la Cámara de los Secretos, cómo se rodaban las escenas de Quidditch (o de cualquier cosa que tuviera que volar), el despacho de Umbridge, la cocina de los Weasley, y muchísimos de los objetos y ropas que se usaron durante las películas. En esa sala es en la que más tiempo vais a pasar porque cada objeto es un nuevo descubrimiento y un guiño al libro.

También encontraréis en esa sala el sitio para que os hagan la foto y el vídeo montados en escoba.

Después salís al exterior, donde se encuentra el Autobús Nocturno, Privet Drive 4, la casa del Valle de Godric y el puente de Hogwarts, así como el resto de piezas de ajedrez gigantes. Cuando yo fui, tuve la suerte de que habían traído a las aves que habían trabajado en la película y pude conocer a Hedwig. Por lo visto hacen exposiciones temáticas a lo largo del año, como los museos normales, y ésta era una de ellas.

La siguiente sala es de maquillaje y mecánica, por llamarla de alguna manera. Allí te enseñan cómo han hecho las criaturas de los libros, el maquillaje y las prótesis que les ponían a los actores, el feto de Voldemort (que da un yuyu que te mueres), cómo funcionaban las mandrágoras, réplicas de los actores que parecían personas de verdad (la de Dumbledore era la única a escala), el cadáver del basilisco, el hipogrifo Buckbeak, los dementores, el fénix de Dumbledore, los dragones... Y un largo etcétera. A mí esta sala me producía sentimientos encontrados: asco porque algunas de las prótesis y/o monstruos eran tan reales que me daban mal rollo, curiosidad por saber cómo hacían realidad esas cosas sin tantos efectos especiales, decepción porque te quitan la ilusión/esperanza remota de que la magia existe.


Justo después viene una de las zonas más esperadas: el callejón Diagon. Por una parte es espectacular ver todo eso a tamaño real y con cada detalle: Ollivander, Florish&Books, Gringotts, la tienda de los gemelos Weasley, etc. Pero por la otra... A mí me pareció pequeño. Aun así fue una de las partes que más disfruté, porque allí también había un búho y una lechuza de la exhibición.


En la próxima sala nosotros no nos entretuvimos mucho porque eran sobre todo planos, y como ninguno éramos arquitectos, sólo nos resultó curioso pero ya está. No nos detuvimos a mirar detenidamente (también porque llevábamos prisa). También había maquetas de las casas/castillos/edificios-en-general que aparecen en la película, y dibujos de algunas de las escenas de la película dibujadas por artistas.

Y por último, la sala más esperada: el castillo de Hogwarts. Obviamente es la maqueta a escala (no os van a meter en el castillo de verdad), pero con un gran nivel de detalle. La luz de la sala va cambiando todo el rato, simulando la noche y el día constantemente (lo cual es un poco jodido para hacer fotos, pero bueno). Y dentro de algunas salas se pueden ver pequeñas luces encendidas.

Técnicamente ahí se acaba el tour, aunque la salida es la tienda de Ollivander por dentro y os podríais pasar las horas muertas leyendo los nombres en las cajas de las varitas. Obviamente, cuando salís de ahí lo hacéis por la tienda oficial del estudio, para que aflojéis el bolsillo. Y de verdad que os recomiendo que echéis un vistazo aunque sea por curiosidad. Yo me quedé con ganas de comprarme un puffskein morado (entre otras cosas), pero el más pequeño valía 10 libras y era un llavero. También me inflé a hacer fotos en la tienda, por supuesto. Tienen una zona de chucherías donde venden ranas de chocolate (a 8 libras la caja, ¡zas!), plumas de azúcar, Grageas de Todos los Sabores y un montón de cosas más que no miré porque me dolían los riñones cada vez que giraba el producto en busca del precio.

Hedwig.
En general, me gustó bastante. Como he dicho al principio, los planetas se alinearon ese día para que yo tuviese el humor torcido y no me encantase (y eso que íbamos allí porque lo había pedido yo). No descarto volver en el futuro tampoco porque me dio la impresión de que tuve que verlo todo corriendo para que no nos cerrasen el lugar y que se me escaparon muchas cosas. Quién sabe.

Si alguno de vosotros ha ido, contadme que os pareció. ¿Os encantó e ibais todo el rato con la boca abierta? ¿O ibais más comedidos? ¿Fuisteis con otro friki de Harry Potter, o con un acompañante por compromiso? ¿Qué os comprasteis en la tienda? Necesito saber si estoy sola en mi cruzada pro parque de atracciones.

Espero que os haya gustado la entrada y las pocas fotos que he puesto. El resto, como he dicho, las iré colgando poco a poco en este álbum que he creado en mi perfil de Google+ para que las veáis tranquilamente:

Álbum Harry Potter Studio Tour en Google+

10 comentarios:

  1. HOLAS yo sabia que no estabas muerta por que en el facebook te tiras la vida jaja

    Yo vi una foto en tu Facebook *_* y así me entere que habías ido a este sitio.Yo también quiero ir al parque de atracciones no estas sola en la cruzada , pero para eso hay que tener tanto dinero y no se si alguna vez en mi vida vaya algún sitio mas lejano que España jajajaja Pero ojala que si.
    Y bueno eso que me gustan las fotos, sobre todo la ultima con la lechuza que cosa mas mona por dios .Y si tenias que haberte comprado mas merchandising y no dejarte llevar por la persona que te dijo que era caros normal que te arrepientas, la de cosas que me habría comprado yo *_* .A mi lo que mas ilusión me haría seria una rana de chocolate pero no me la comería nunca jaja

    Y eso que tienes mucha suerte yo lo mas lejos que voy es a Madrid, y eso que vivo en Getafe -__-

    un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El día que deje de actualizar en Facebook es cuando tenéis que empezar a preocuparos XDDDDDD

      No descarto casarme con un millonario para poder ir al parque en EE.UU. xD

      Estuve a punto de comprarme una rana de chocolate. Eran igualitas que en la película (al menos la caja). Pero es que gastarme 8 libras para no comérmela... :(

      Tranquila, mujer, ya viajarás cuando crezcas un poco más XD

      Eliminar
  2. igual tienes suerte >_< yo creo que tardaré años en salir de mi condenado pais... en general los europeos tiene suerte de poder ir a inglaterra sin lios #dramademivida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo cuando era pequeña y salió en la tele que ya podíamos viajar a otros países de la UE sin necesidad de usar pasaporte, sólo con el DNI (y yo todavía no tenía ninguno XDDDDD).

      ¿En Latinoamérica necesitáis visado para visitar otros países de Latinoamérica o tenéis acuerdos de libre circulación de personas? :)

      Eliminar
  3. Yo fui y te entiendo perfectamente en TODO. De hecho yo también estaba en baile hormonal XD Aunque yo iba con otra gran gran fan de Harry Potter.

    Compré una rana de chocolate (por el cromo además XD) y las grajeas. De lo demás se me antojaba todo pero es que como has dicho el precio era inhumano. Ah y compramos entre mi amiga y yo una cerveza de mantequilla por quedarnos con la tacita y la curiosidad jajajaja

    Me dijeron que la tienda de la estación era más barata pero yo no llegué a poder ir ¿lo era?

    Cuando fui (el verano pasado) lo que había eran clases de magia y a la salida te regalaban una chapa como que habías asistido a la clase. Casi lloré cuando vi que había algo gratis XD

    En general me gustó bastante pero la cantidad de gente era (obviamente) agobiante, hasta tal punto que se supone que vas allí a hacerte fotos más que otra cosa y tampoco es que puedas hacer muchas... No sé si volvería porque entre el trayecto y que la entrada en sí misma no es barata precisamente...

    (A mí me encantó la parte de la estatua del Ministerio de Magia que tenía al lado la vitrina con los productos de "papelería" como la carta de acceso a Hogwarts XD)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo iba a comprar la rana de chocolate también, pero es que me parecía la hostia de cara para luego no comerme la rana xD La cerveza de mantequilla no la compré porque me daba en la nariz que eso no me iba a gustar XDDDDD

      La de King's Cross sí es más barata :) Tiene cajitas pequeñas de Grageas y Ranas de Chocolate también más pequeñas a precios más asequibles. Otras cosas son igual de caras (como las varitas-bolígrafo o algunos llaveros), pero sí que es verdad que al ser una tienda más pequeña, venden cosas más tipo souvenir. Y vendían el ticket del tren de Hogwarts por 2 libras :D

      Que chulo lo de las clases de magia *-* A mí también me regalaron una chapa por lo de la exposición de los pájaros XD

      La verdad es que como yo fui a última hora había poca gente, pero claro, tienes que correr más porque sino te cierran :/

      Yo volveré cuando sea millonaria XDDDDDDDD Y arrasaré con la tienda XDDDDDDDD

      La parte de papelería era un "waaaaaaaaaaaaaaah, lo quiero todo" xD

      Eliminar
  4. Me ha encantado leer como ha sido la visita, la verdad es que no he ido a Londrés y no soy una gran fanática de Harry Potter (solo he visto 2 películas, yo era de leer ,sobretodo, comics de Marvel cuando era pequeña). La verdad en todos los museos (sean de Harry Potter o el Thyssen) te meten la clavada del siglo en la tienda de regalos. Mis padres coleccionan libros de museos de arte (esos en los que explican cada cuadro) y cuestan una burrada, así que me puedo imaginar tu frustación :/. Sube más fotos al album por fis que solo esta la del autobús *______*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo que en British Museum tienen una tienda de regalos pero para ricos, flipé XD Luego tienen la normal para pobres como nosotros, pero lo de la tienda de joyas, cashimere, jarrones chinos caros y demás... Me dejó loquísima xD

      Eliminar
  5. Hola!!!
    DIIIIIOOOOOOOS!!!!!!!!! QUE GUUUAII!!! Quiero ir allí ya!!! Suerte que en verano me voy a londres!!!! Estoy feliiiiz!!! Soy super fan de harry potter, es genial!!! Aunque preferiría ir mil veces más al parque de Orlando, que esta muuucho mejor, pero bueno, algo es algo! jajajaj
    Me encanta el merchandising, tendré que conseguir algo fijo!

    Besoos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes, si vas en verano pásate por allí. Y llévate lo menos 100 libras para gastar en la tienda (te dará para cuatro cosas XD). Algún día creceremos, tendremos trabajo, dinero y podremos ir al de Orlando. De aquí a 20 años rezaremos para que no lo cierren XD

      Eliminar

Ratones de biblioteca comentaron