viernes, 23 de enero de 2015

INTERCAMBIO de libros

Ha llegado el momento de que haga lo que la mayoría de blogs: liberar espacio de mi disco duro cuarto, que al paso que voy ya mismo no fluye ni el aire de lo apreta'os que estamos. En principio los intercambio todos sin discriminar, pero si tenéis mucho interés en alguno y a mí no me interesa lo que intercambiáis, podemos llegar a un acuerdo económico (mínimo pagarme los gastos de envío).

Os dejo la lista aquí. La iré actualizando (y supongo que la pondré en la barra lateral) por si a alguien le interesa. Si hacéis click en la imagen, os abre una ventana nueva con la ficha del libro correspondiente en Goodreads (para que podáis leer de qué va y qué edición tengo).

Libros en español:

Todos están nuevos (de habérmelos leído una vez, vaya), excepto el de Pandora, que fue un intercambio y ya venía un poco maltratado.
Ficha en Goodreads
Ficha en Goodreads
Ficha en Goodreads
Ficha en Goodreads
Ficha en Goodreads
Ficha en Goodreads
Ficha en Goodreads

Libros en inglés:

   

Mangas:

Exceptuando Yo misma, que es un tomo único, los demás son tomos sueltos de series.
   

Libros intercambiados:

- Donde los árboles cantan, de Laura Gallego, por El origen de "El señor de los anillos", de Lin Carter. Blog: El Juglar de Tinta.
- The Devil wears Prada, de Lauren Weisberger, por Pandora, de Ann Rice. Blog: El Club Escarlata.
- Traición, de Scott Westerfeld, por La edad de la inocencia, de Edith Wharton. 
- Fahrenheit 451, de Ray Bradbury, por Ni de Eva ni de Adán, de Amélie Nothomb.
- La ladrona de libros, de Markus Zuzak, por El destello, de James Dashner.
- El destello, de James Dashner, por Forgotten, de Cat Patrick.
- Colgado en tus manos, de Claire Seeber, por La mujer que desató el mayor escándalo sexual de todos los tiempos, de Eli Yaakunah.
- El Príncipe de la Niebla, de Carlos Ruiz Zafón, por Vida de una geisha, de Kiharu Nakamura.
- Bajo la hiedra, de Elspeth Cooper, por Rubí, de Kerstin Gier.

domingo, 18 de enero de 2015

"Colgado en tus manos", de Claire Seeber

1'5 - ¡Quémalo!
¡Buah! Mother of God! ¡Qué churro de libro! En serio, me entran ganas de editar la reseña de Diez negritos de Agatha Christie, y poner que es el mejor libro de misterio del mundo mundial. Con competencia como ésta no me extrañaría que fuese verdad.

Colgado en tus manos (colgado, ¿eh?, no colgando) tiene la culpa de que esta mierda de canción lleve una semana sonando en mi cabeza. No entiendo porqué le pusieron ese título al libro si en inglés se llama Lullaby, que significa nana/canción de cuna. Terminé de leer el libro y seguí sin saber lo que había colgado en las manos de nadie (como no fuesen los vasos de vodka que se pimplaba la protagonista). Y, bueno, la sinopsis porque no os la he puesto completa, sino os leéis la novela entera en tres párrafos (que digo yo, ¿tan difícil es hacer una sinopsis decente?).
Y no hablamos de la traducción de la novela porque sino lloro.
El libro va de lo que dice: de una chica (me niego a llamarla señora con 27 años) que lo pasa muy mal porque le roban al niño. Lo de que el marido desaparezca y le den una paliza (porque la sinopsis te cuenta que lo encuentran, aunque yo no lo haya puesto ahí), lo lleva mejor. Jessica, que así se llama la protagonista, no es santo de mi devoción. Entiendo su frustración por el secuestro de su bebé, pero su personaje me parece una Mary Sue perdida en un libro de misterio. Todos los tíos que valen la pena en el libro se enamoran de ella. ¡Toma ya! ¿Se puede tener tanta suerte? No sólo consigue atraer la atención de su jefe un día que la ve en enaguas (¿quien se pone eso debajo de un vestido en verano, por dios?) de noche en la oficina, sino que consiguen quedar una segunda vez y lo hacen tan salvajemente que ella se queda preñada.
Me moría por poner este gif.
Nuestra chica con complejo de Electra, Jessica, decide que no quiere tenerlo y queda con Mickey (su jefe se llama así, que no lo he dicho antes) para cenar en un restaurante y contárselo. Y él le monta un pifostio diciéndole que cómo es así, que primero su ex-mujer y ahora ella quieren prohibirle cumplir su sueño: tener una familia. Y claro, ante semejante chantaje emocional, pues ella accede a tenerlo (porque ella tiene una personalidad fuerte, como dicen sus amigos del libro, y no se deja doblegar, por supuesto). Y él le pide que se case con ella para hacer las cosas bien, y poder llevársela a su mansión y comprarle coches y cuadros caros (a mí esta historia de amor me sonaba mucho a las novelas de Megan Maxwell o a Cincuenta sombras de Grey...). Sólo le falta un mejor amigo gay estereotipado en vez de una mejor amiga negra estereotipada para que su vida sea redonda.

Esto está aquí porque me hace gracia
y porque el libro va de bebés.
Después de tener al bebé, a Jessica le da depresión posparto porque su marido decide que ella debe quedarse en casa para criar al niño (y olé). Pero como Mickey sólo quiere que su nueva mujer esté a gusto con la vida cual Martina Klein en un anuncio de Nestlé, la deja volver al trabajo y contratan una au pair francesa que es un putón.

Por lo visto el señor Grey Mickey, además de ser un jefazo serio, buenorro, forrado y un dios del sexo, también es un bocazas y le va contando a quien quiera escucharle (la au pair y su ex-mujer, una diosa vikinga noruega), que su nueva mujer no da pie con bola con el niño. Así que todo el mundo considera a Jessica una mala madre porque está amargada y un día se le resbaló el bebé. Básicamente ésta va a ser la razón por la que le secuestren al niño: porque creen que es una inepta (no para sacarle los órganos ni para venderlo en el mercado negro, simplemente la secuestradora considera que ella es mejor progenitora y punto; un quita que ya lo hago, que es muy de madre).

Aquí le estaréis empezando a coger cariñico a Jessica por ser una madre primeriza incomprendida. No, no se lo cojáis. No merece la pena, en serio. Su personaje es exasperante. Que si fuese sólo que vive desesperada porque su niño no está, lo entiendo, pero esos arranques en los que le pica el pepe va a saco a por un macho NO. Primero se tira (o lo intenta, no me quedó claro) a su marido recién despertado del coma en la UCI, porque su relación se basa en el deseo y en lo bueno que está hasta recién apalea'o. Y luego le tira al poli que lleva su caso. ¡AL POLI! ¡¿Pero me puede explicar alguien por qué?! Lo peor no es que a ella le mole el policía porque le parece un hombre que ofrecería seguridad a su vida (no como con su marido, que sólo le ofrece sexo, dinero y preocupaciones porque se ve gorda después del parto), ¡sino que el policía le corresponde! ¿En qué mundo un policía se enamora de una tía histérica porque le han secuestrado al niño?
Pero todavía no os he contado lo mejor. Jessica viene de una familia de los bajos fondos (del Almanjayar de Granáh Sity, vamos). A su padre (con quien estaba muy unido, claro) lo metieron en la cárcel por hacer de chófer de atracadores de bancos y se murió de cáncer de pulmón al rato de que le diesen el permiso para palmar en el hospital. Su hermano (con quien también estaba muy unido, porque, claro, su madre y su hermana no molaban tanto como los hombres) se convirtió en un drogadicto bala perdida al entrar en la adolescencia (por si no había suficiente drama ya en el libro con lo del secuestro y tal). Y luego, a parte, traumas que tenga con sus exs. Así que su pasado con los hombres le persigue todo el rato y, según ella, es responsable de que acabase con Grey Mickey. Ajá.

El hermano, después de su adolescencia como drogadicto, pues coge y se pira (previo robo de joyas y monedicas sueltas que encuentra por la casa) a picarse la vena por el mundo. Pero, fíjate tú que casualidad, vuelve ahora cuando le han secuestrado el crío a su hermana. Estaréis pensado: "ya está, lo va a vender en el mercado negro para poder seguir comprando coca". No, tranquilos, este personaje está sólo para despistar y para darle la oportunidad a un mafioso para que casi viole a Jessica (otro trauma más) mientras ella juega a los detectives. Que no os lo he dicho en el párrafo de antes, pero a la protagonista casi la violó un policía que llevaba el caso de su padre y por eso ahora no confía en la poli y no le pone nada de nada el que investiga el caso de su niño (guiño, guiño).

Hablando en plata, la trama del hermano es RELLENO. Relleno a tope, metido a presión, porque sí, para despistar. Te dan ganas de cortar con unas tijeras esas partes del libro. Y lo de que la madre viva en España y sólo vuelva para ver al niño de sus ojos y no para ayudar a encontrar a su nieto para demostrar lo poco que la quiere... Buaf, la guinda del pastel. Como reafirmando que la protagonista se refugia en los brazos de los hombres porque su madre nunca la ha querido como a su padre y a su hermano. Y yo:
¿Cómor?

Sé que la reseña me está quedando confusa de cojones, pero es que el libro es igual. Y bastante sexista. Sólo hay que leer el final y descubrir quién es la secuestradora (que fijo que NADIE se lo imaginaba). SPOILER Pues sí, la ex-mujer. ¿Por qué? Porque no puede tener hijos (la operaron), y esa era la aspiración máxima de Mickey en la vida, y ella está dispuesta a todo para volver con él a pesar de que él la dejase porque no podía darle hijos y no quería uno adoptado porque no es lo mismo. Ajá. Pero como dije antes, no se plantea lo del secuestro hasta que no escucha a su ex-marido rajar de su actual mujer en una conversación post-coito. Y la niñera se apunta porque es francesa y piensa que la protagonista es imbécil (que yo la entiendo). Lo mejor es que la ex-mujer se suicida al entregarle al niño porque se da cuenta de que, a pesar de ser inteligente, guapa y rica, no es suficiente para vivir en este mundo ya que no puede tener hijos propios (mujeres estériles del mundo suicidaros, que no servís como mujeres ni como seres humanos; palabra de Claire Seeber). FIN SPOILER Lo mejor es el último capítulo, donde te explican los agujeros de la trama (más bien no) y tú te quedas en plan:
A la mierda esta cosa ya, por dios.
En resumen, el libro me ha cabreado muchísimo. Intenta hacer que sea una historia de detectives y no. Es un Cincuenta sombras de Grey sin sexo y con mucha tontería encima, con personajes estereotipados a muerte, con tramas que no van a ningún lado (relleno a full) y con una protagonista tonta. Combustible para las hogueras del día de la Candelaria.

Adaptación cinematográfica:



Gracias a Libros.com por el ejemplar
(¿conque sabías mis gustos, eh, Miguel?)

viernes, 16 de enero de 2015

CITAS [3!] El cuento de la Criada

Tengo muy abandonada esta sección (en tres años la he hecho tres veces contando ésta, si eso no es abandono...), pero es que nunca me acuerdo de escribir las citas que tengo apuntadas en mil libretas.

Esta vez las citas son del libro El cuento de la criada de Margaret Atwood, del que hice la reseña a principios de año (aunque me lo leí en diciembre y por eso no entra en el reto). Un libro muy guay, muy chulo y con una película noventera que tengo pendiente.

Algunas de las citas que he puesto son un poco extreme, pero me gustan porque me hacen pensar (o simplemente porque me hacen gracia, como la primera). La verdad es que el libro tenía más momentos de pensar, pero no caí en subrayarlos para la sección porque vivo en la inopia. Tendría que ponerme como nuevo reto de año nuevo (¿se puede seguir felicitando el año a estas alturas?) actualizar el resto de secciones del blog ahora que estoy on fire y me paso el día en él (aunque sea entre las sombras). Y ya que hablamos del blog, os recuerdo que quedan 20 días para votar en la encuesta del aniversario. Si no os gusta ninguna de las opciones que yo propuse (y que no puedo editar porque soy gilipollas y no sabía que lo que escribes, ahí se queda pa' siempre), añadidlas en los comentarios de la entrada. ¡Iluminadme con vuestra maldad!

El cuento de la criada, de Margaret Atwood

# Un hombre es simplemente el instrumento de una mujer para hacer otras mujeres.

# [...] nunca estarás tan atado como una mujer a la tentación de perdonar a un hombre. Es difícil resistirse, créeme. Pero recuerda que el perdón también es un signo de poder. Implorarlo es un signo de poder, y negarlo o concederlo es un signo de poder, tal vez el más grande.

# Nolite te bastardes carborundorum. [No dejes que los bastardos te carbonicen.]

# Cuanto más creíamos en el Amor abstracto y total, más difícil nos resultaba amar al hombre que teníamos a nuestro lado. Siempre esperábamos una encarnación. Esa palabra, hecha carne. Y en ocasiones ocurría, por una vez. Esa clase de amor viene y se va y después es difícil recordarlo, como el dolor. Un día mirabas a ese hombre y pensabas Te amé, y lo pensabas en tiempo pasado, y te sentías maravillada porque haberlo hecho era una tontería, algo sorprendente y precario; [...].

# Desearía no sentir vergüenza. Me gustaría ser una descarada. Me gustaría ser ignorante. Entonces no sabría lo ignorante que soy.

# Yo cuento, luego tú existes.

domingo, 11 de enero de 2015

"Diez negritos", de Agatha Christie

3 - Interesante
La sinopsis es caca de vaca, lo sé, pero es la primera que he encontrado y no tenía ganas de buscar más. Es lo malo de leerte un clásico de la literatura, que hay tropecientas ediciones, sinopsis, reseñas, adaptaciones, etcétera.

La novela Diez negritos de Agatha Christie es conocida en inglés como And Then There Were None porque el primer título, Ten Little Niggers, se considera racista y el segundo que le pusieron, Ten Little Indians, pues también (me pregunto quién fue el iluminado que pensó que indios quedaría menos racista que negros). Es un clásico de las novelas de misterio y asesinatos, uno de esos que le encanta a todo el mundo menos a mí.
Tampoco es pa' tanto.
La verdad es que el género de misterio, asesinatos y demás no suele ser mi favorito porque una vez que te has leído el libro, te sabes el final y ya está. Me resultan entretenidos para un rato, pero no me gusta comprármelos (igual que los thrillers esos rollo El Código Da Vinci). Muy bien escritos tienen que estar, o la historia me tiene que llegar mucho a la patata, para que quiera gastar mi dinero en ellos (prefiero ver Mentes Criminales, o Castle, o CSI: Polopos en la tele, que sólo tardan 40 minutos en resolver el misterio). Todo esto es lo explico para que sepáis que nunca me habría acercado a este libro de forma "voluntaria". Si me dio la venada de leerlo fue porque vi la obra de teatro y salí enamorada de allí.

Otro factor que puede haber influido en que no me haya gustado demasiado es la traducción que he leído. Era más... rara. Creo que es de los años 80 como poco (y de principios). Si me la hubiese leído en inglés, probablemente me habría gustado más (ahora no me la voy a releer en inglés porque ya me sé el final dos veces; paso).

El libro va (os lo cuento porque la sinopsis es una mierda y ya no la puedo cambiar, o no tengo ganas) de diez personas que llegan a la Isla del Negro (Agatha Christie siempre tan políticamente correcta ella) porque un tan señor Owen les ha enviado una carta diciéndoles que iba a haber guateque en su masión. Y están allí todos tan felices y contentos disfrutando de la brisa marina cuando una voz les acusa de asesinos (mayordomos incluidos). Y ya te quedas tú con la cosica de: "¿de verdad son asesinos? ¿Lo harían a propósito? ¿Se matarán entre ellos?" (esta última pregunta era una ilusión que tenía yo).
Todo el mundo en el libro al enterarse de que están rodeados de asesinos ingleses refinados.
Después de ver la obra de teatro, no me apetecía leerme demasiado la novela porque me sabía el final. Pero me dijeron que el final es diferente y por eso le di una oportunidad. SPOILER ¡MENTIRA COCHINA! ¡El asesino es el mismo! ¡El puto juez! Sólo que en el teatro no se suicida. FIN SPOILER. No tendría que habérmela leído tan pronto. Tendría que haber esperado veinte años a que se me olvidase la trama y el final, pero como soy una agoniosa...
Puedo esperar toda mi vida a que termine "Canción de hielo y fuego",
pero para esto NO.
Si le doy un 3 no es porque sea un libro malo (¡para nada!), sino porque no me ha llegado a la patata especialmente. Entiendo totalmente a la gente a la que le fascina el género y la autora, porque viendo la obra de teatro sentía la tensión y el suspense todo el rato, pero para mí la novela ha sido un gran meh.

Adaptaciones:

Como he dicho al principio, hay tropecientas adaptaciones de este libro (algunas de ellas se pueden ver en Youtube). ¡Hay hasta un videojuego! Y también hay obras de teatro. La misma Agatha Christie se encargó de escribir el guión para su obra, que estuvo un porrón de tiempo (¿25 años, creo?) en los teatros londinenses. La mayoría de las adaptaciones tienen un final diferente al libro, para mantener la tensión y el suspense.

La única adaptación que yo he visto es la obra de teatro que está representándose esta temporada en Madrid (España), en el Teatro Muñoz Seca. Si tenéis la oportunidad de ir a verla, ¡ID! En Atrápalo podéis conseguir entradas hasta por  15€ (dependiendo del día, claro). A mí me enamoró. El teatro es pequeñito y acogedor, por lo que puedes ver lo que sucede en el escenario sin que te aumenten las dioptrías (esto a mí me llegó al alma, acostumbrada como estoy a que los asientos más baratos estén en el quinto coño pino) y también te mete mucho más en la historia. Salí del teatro extasiada, porque me gustó muchísimo la historia y cómo los actores daban vida a sus personajes. Algunos personajes son un pelín diferentes a los del libro, pero es normal ya que el final también es diferente.

Mu' fan de Vera Claythorne y Phillip Lombard.
A los que sois españoles, es probable que algunos de los actores os suenen, así que os dejo aquí sus nombres y sus perfiles de algunas redes sociales (o lo que encuentre):

Si necesitáis más información, la obra de teatro también tiene Twitter oficial donde os resolverán las dudas que tengáis: @NegritosAgatha.

jueves, 8 de enero de 2015

"El castillo ambulante", de Diana Wynne Jones

5 - ¡LO AMO!
¡Madre mía, cómo amo este libro! (Y sí, yo soy de esas que lo descubrió gracias a la película de Estudios Ghibli, y amo también la película por encima de todas las cosas, amén.)

El castillo ambulante es un libro de fantasía y humor (tiene mucho más humor que la película, que es más nipona y profunda, aunque sea la menos nipona de todas las que he visto de Ghibli), narrada en tercera persona pero desde el punto de vista de Sophie, la protagonista. Si habéis visto la película primero, borrad todo lo que sabéis sobre esta historia (pero yo os pongo un montón de gifs de la película, que me gusta contradecirme) porque la novela de Diana Wynne Jones es muy diferente a la versión de Miyazaki. Se parecen bastante al principio, pero la resolución del problema es completamente distinta; aunque el final de la película acaba casi con la misma frase que el libro (supongo que fue un pequeño guiño).

Yo soy de esas personas que esperan con ilusión las adaptaciones y luego las suelen odiar porque adaptan lo que les sale de los huevos lo que quieren, cambiando personajes (no siempre para bien) y tramas, cosa que me revienta las tripas molesta. Pero con esta película no me pasa. Amo las dos cosas por igual. Que la película fuese tan diferente me dio la oportunidad de leer una historia con los mismos personajes pero totalmente nueva. Y encima maravillosa.

Posiblemente, lo que más me gusta de esta novela es su aire de cuento. Al comienzo, el narrador nos cuenta que Sophie es la mayor de tres hermanas, y que al ser la mayor está destinada a ser la menos afortunada (aunque hoy nos han explicado en clase que se hizo un estudio en Bélgica que no os voy a explicar detalladamente en el que descubrieron que los hermanos mayores suelen ser más listos que los pequeños, y más que los hijos únicos; y yo por supuesto apoyo este estudio, mi hermana no, y Kriss -que me estará leyendo- sospecho que tampoco). Este tipo de detalles, como si se tratase de un cuento antiguo en el que cualquier tontería cosa predetermina el destino del protagonista, me hace mucha gracia.
Estos gifs están aquí simplemente por ser 
preciosamente preciosos.
¿Y qué decir de los personajes? Sophie se parece bastante a la de la película, SPOILER aunque en la película se capta mejor su transformación progresiva de vieja a joven FIN SPOILER. Me encanta que decida ser una vieja gruñona y fisgona (es mi objetivo en la vida ahora). Howl es mucho menos misterioso y más alegre, aunque su secreto en el libro me impactó mucho más (¡no lo vi venir por ningún la'o!). Eso sí, es un millón de veces más presumido y creído. Calcifer es guay lo pongas donde lo pongas, un libro, una película o un late show. Ser demonio de fuego tiene que molar un pegote. La Bruja del Páramo me ha gustado incluso más, sobre todo porque es mucho más peligrosa que en la película y además visitamos su guarida en los páramos durante la lectura (a mí es que me hacía mucha ilusión entrar en los páramos). Al que no vais a encontrar es a Marco. Más que nada porque se llama Michael y está un poco más crecidito que el de la película.

También hay otros personajes nuevos o que aparecen en la película pero que tienen más protagonismo, como por ejemplo, las hermanas de Sophie y su madrastra. SPOILER Me gusta que las hermanas sean tan listas y que intenten proteger a Sophie desde la distancia; eso y que la madre no sea una zorra manipuladora FIN SPOILER.

La historia de Diana Wynne Jones me parece mejor hilada que la de Miyazaki, la verdad, porque a mí el final siempre he confunde un poco. Creo que lo entiendo pero no termino de verle la lógica... SPOILER ¿La hechicera real decide parar la guerra porque Howl se ha enamorado o porque el príncipe desaparecido ha vuelto, y eso fue lo que propició la guerra? FIN SPOILER. Pero bueno, son minucias.
El libro fue publicado en 1986 y en principio es un libro único y autoconclusivo, peeeeeeeeero no. Hay otros dos. El castillo en el aire, publicado en 1990, y La casa de los mil pasillos, publicado en 2008. Antes de echarnos todos las manos a la cabeza de forma desesperada pensando "¡es que siempre es igual, sacadineros trilogías por todos lados!", hay que aclarar que es una de esas trilogías que no continúan la historia principal, sino que cuenta otras historias que ocurren en ese mismo universo (y a lo mejor los personajes hacen cameos en los otros libros). No me los he leído, pero me han comentado que son igual de buenos que éste, así que tendré que hacerme con ellos.

Por cierto, me acabo de dar cuenta de que llego toda la reseña comparando el libro con la película. Soy idiota.

En resumen, El castillo ambulante es un libro que ADORO (como diría Monti) y que no puedo parar de recomendar a cualquiera a quien le interese mi opinión. Si no os van las novelas de fantasía y rollo cuentos, pues ni lo intentéis (o sí, y a lo mejor os descubre un nuevo mundo de color); si os encantó la película, LEED EL LIBRO; si no sabéis que libro leer ahora, leeros éste; si no sabéis qué hacer con vuestra vida, leeros este libro. Para mí es uno de esos libros que al terminar no sabes qué hacer con tu vida porque todavía vives dentro de la historia y no quieres empezar ningún otro libro para no romper el hechizo (o para que el siguiente no te parezca una mierda en comparación). ¡A leérselo todo el mundo YA!

Adaptación cinematográfica:


Un millón de gracias a Kriss y a Marina por regalarme el libro
(este año podríais regalarme la banda sonora de la película, yo lo dejo caer ahí).

domingo, 4 de enero de 2015

2015 Reading Challenge

O lo que es lo mismo, Reto de Lectura 2015.

No suelo apuntarme a retos porque sé que no los voy a cumplir, porque me conozco y soy una vaga. Pero como gracias a Wert ya no se pueden ver series extranjeras en Internet a no ser que seas millonario (en algunas plataformas online de pago te piden que pagues 2 ó 3 euros por cada capítulo que veas de una serie... ¿estamos tontos o qué?), pues me tendré que dedicar a leer todos los libros que tengo atrasados en casa y/o a sacar de la biblioteca. Así que 2015 parece el año ideal para apuntarme a un reto y leer más, que el 2014 ha sido muy mierder en ese sentido.

Me he enterado del reto por Goodreads, pero la imagen es por lo visto de una web/revista online estilo SuperPop o la Bravo (se llama Popsugar, ya me diréis si no os recuerda a la SuperPop con ese nombre). Había gente que quería hacer lecturas conjuntas, pero la mayoría creo que vamos a hacerlas individuales. Lo digo por si alguien se quiere apuntar y le estimula más leer en grupo.

Aquí os dejo mi lista incompleta de libros a leer para este año:

· Un libro con más de 500 páginas: Jane Eyre, de Charlote Brontë.
· Un romance clásico: Sentido y sensibilidad, de Jane Austen.
· Un libro que se haya convertido en una película: Fahrenheit 451, de Ray Bradbury.
· Un libro publicado este año: Todas las hadas del reino, de Laura Gallego (o como yo lo he rebautizado: Todas las hadas del reino de Kalam).
· Un libro con un número en el título: Diez negritos, de Agatha Christie.
· Un libro escrito por alguien menor de 30 años: After, de Amy Todd. También tiene el honor de ser la primera lectura conjunta que he hecho en mi vida (me lo pasé teta rajando del libro).
· Un libro con personajes no humanos: El castillo ambulante, de Diana Wynne Jones (Calcifer cuenta como no humano).
· Un libro divertido: La Luisi, de Ángel Sanchidrián.
· Un libro escrito por una mujer: Vampire Kisses, de Ellen Schreiber.
· Un libro de misterio o un thriller: Perdida, de Gillian Flynn.
· Un libro con una sola palabra en el título: Stardust, de Neil Gaiman.
· Un libro de historias cortas: La Luisi, de Ángel Sanchidrián (aunque La Luisi es la protagonista, los relatos son más o menos independientes entre ellos, así que a mí me vale para esta categoría).
· Un libro que se sitúe en un país diferente: Fangirl, de Rainbow Rowell.
· Un libro que no sea de ficción: No sé si tirarme al tren... O al maquinista, de Sandra Broa (si cuentas tu vida no es ficción, ¿no?).
· El primer libro de un autor famoso: After, de Amy Todd.
· Un libro que no hayas leído de un autor que te encante: Once escándalos para enamorar a un duque, de Sarah MacLean (encantar puede que le venga un poco grande a Sarah MacLean, pero es que me estoy quedando ya sin categorías donde meter los libros).
· Un libro que te haya recomendado un amigo: Obsidian, de Jennifer L. Armentrout. Me lo recomendó Nadine del blog Sumergida entre mundos (estaba que no cagaba con la saga). Nunca mais.
· Un libro que haya ganado el premio Pulitzer: 
· Un libro basado en una historia real: Jane Eyre, de Charlotte Brontë (dicen que se basa en sus vivencias trabajando de institutriz en Bélgica o algo de eso).
· Un libro al final de tu lista de libros pendientes: Colgado en tus manos, de Claire Seeber.
· Un libro que tu madre ame: Aquí tenemos un problema. Mi madre no lee libros. Así que ésta nos la vamos a tener que saltar (y mi padre tampoco lee).
· Un libro que te dé miedo: Colgado en tus manos, de Claire Seeber (me da miedo que libros tan malos y machistas se publiquen).
· Un libro con más de 100 años: Sentido y sensibilidad, de Jane Austen.
· Un libro que hayas escogido sólo por la portada: La música del silencio, de Patrick Rothfuss.
· Un libro que supuestamente tenías que leer en el colegio la universidad y no lo hiciste: Jane Eyre, de Charlotte Brönte.
· Unas memorias: Cómo no ser una drama mamá, de Amaya Ascunce (técnicamente son memorias/recuerdos de infancia).
· Un libro que puedas terminar en un día: La música del silencio, de Patrick Rothfuss (en verdad eché meses, pero técnicamente te lo puedes leer en un día porque son menos de 150 páginas).
· Un libro con antónimos en el título: Sentido y sensibilidad, de Jane Austen.
· Un libro situado en algún lugar que siempre hayas querido visitar: El castillo ambulante, de Diana Wynne Jones (aquí nadie ha dicho que el sitio tenga que ser real).
· Un libro publicado el año en que naciste: 
· Un libro con malas críticas: La sociedad Juliette, de Sasha Grey.
· Una trilogía:
· Un libro de tu infancia:
· Un libro con un triángulo amoroso: Nubes de kétchup, de Annabel Pitcher.
· Un libro situado en el futuro: Fahrenheit 451, de Ray Bradbury (el futuro del autor cuenta como futuro nuestro, así que, hala).
· Un libro situado en un instituto: Forgotten, de Cat Patrick (los progatonistas van al instituto, así que me vale).
· Un libro con un color en el título: Diez negritos, de Agatha Christie (técnicamente, negro es un color).
· Un libro que te hizo llorar: Jane Eyre, de Charlotte Brönte (no lloré a mares, pero se me escapó una lagrimilla, o un par).
· Un libro con magia: La estirpe de Rahl el Oscuro + Los Pilares de la Creación, de Terry Goodkind.
· Una novela gráfica:
· Un libro de un autor que no hayas leído antes: Baruc en el río, de Rubén Abella.
· Un libro que tengas pero que no hayas leído nunca: Jane Eyre, de Charlotte Brönte.
· Un libro situado en tu lugar de residencia: 
· Un libro que fuese escrito originalmente en otra lengua: La sociedad Juliette, de Sasha Grey.
· Un libro que transcurra durante la Navidad:
· Un libro escrito por un autor con tus mismas iniciales: Esto es imposible. ¿Conocéis a alguien que se llame B.M.L.M. y que haya escrito un libro?
· Una obra de teatro: 
· Un libro prohibido: 
· Un libro que se haya convertido en una serie de televisión: Sentido y sensibilidad, de Jane Austen.
· Un libro que empezaste pero que nunca terminaste: Traición, de Scott Westerfeld (también he de confesar que no llegué más allá de la página 66 y que no le di tiempo a arrancar, pero es que me estaba resultando muy coñazo).

Como habéis comprobado, soy un poco fullera de mierda y en vez de poner un libro para cada categoría, he puesto el mismo para varias. Ahora mismo no se me ocurren otras respuestas, y tampoco sé si me va a dar tiempo a leerme tantos libros en un año. También he dejado algunas en blanco porque hasta que no lea libros (así, en general, como concepto), no sé si podré meterlos dentro de alguna categoría.

Se aceptan apuestas sobre si lo cumpliré o no (pero hay que apostar algo, a mí apuestas vacías no). Yo creo que no lo voy a cumplir, pero, aún así, ¡me reto a mí misma!
Ahí, con dos ovarios.

viernes, 2 de enero de 2015

ENCUESTA: Tercer aniversario del blog

Este año he decidido hacer algo diferente a lo que os tengo acostumbrados. Estos aniversarios atrás he sorteado manualidades hechas por mí o algún libro (que ha salido de mi bolsillo, no de una editorial caritativa). Pero este año he decidido que le tengo mucho asco a los de Correos, así que no voy a sortear nada.
Vuestro gozo en un pozo.
Eso no significa que no vaya a hacer nada especial... Voy a copiarle un poco la idea a Jorge del blog Juvenil, fantástica o lo que se tercie: voy a abrir una encuesta para que votéis qué libro queréis que me lea. Sé que todos disfrutáis de ese placer culpable de leer reseñas que ponen a parir libros malos (os encantan, no lo neguéis), así que ese va a ser mi regalo de aniversario: leerme un libro malísimo que votéis vosotros/as y hacer una reseña capítulo a capítulo en el blog (como cuando empecé a leerme la segunda parte de 50 sombras de Grey, pero esta vez será directamente en este blog en vez de en otro que me cierren sin previo aviso y sin pasarme las entradas ya escritas ¡HOLA Libros.com!).
Sé que os estáis frotando las manos en vuestras casas pensando en la mierdaca que me vais a recomendar como lectura. No sé si sentir escalofríos de miedo o de emoción. Mientras averiguo cómo poner una encuesta en la columna lateral, podéis ir proponiendo vuestras opciones en los comentarios. Intentaré leerme el más votado, pero si no lo consigo (en formato físico o electrónico) pasaré a la siguiente opción, y así hasta que dé con uno. La encuesta se cerrará el 6 de febrero, coincidiendo con el aniversario, por lo que tenéis un mes para votar.
¿Os parece buena idea? ¿Os emociona putear a alguien que se deja putear voluntariamente? Por un momento, me da miedo lo que votéis, pero luego me paro a pensar y no creo que sea peor que lo que yo misma votaría si os tuviese que putear yo a vosotros. Así que nada, ¡comentad con vuestras perversas propuestas!

jueves, 1 de enero de 2015

"El cuento de la Criada", de Margaret Atwood

4'5 - Me ha encantado
Si he descubierto este libro, ha sido gracias a un grupo de Goodreads en el que me apunté. Tienen un club de lectura en el que cada mes se vota entre todos/as la nueva lectura, y yo voté éste sin saber de qué iba con tal de que no saliesen Los Pilares de la Tierra (que al final ha salido como lectura para el mes siguiente, así que todos mis esfuerzos a la mierda).

El cuento de la Criada es una distopía, pero de las de verdad (no como Divergente, que yo todavía no sé lo qué es, a parte de un sinsentido continuo). Una distopía de esas en las que la gente las pasa putas canutas y casi no puede hacer nada para evitarlo. Una distopía en la que el protagonista no está destinado/a a salvar a la humanidad de ese calvario. Un bálsamo para mi alma entre tanto mártir héroe juvenil americano.
Encontrar libros así te hacen recuperar la fe en la humanidad
(y en las distopías).
A mí el libro me ha encantado. Margaret Atwood tiene una forma de escribir muy... Bella, podría decir. Muy suave y delicada (o al menos esa es la sensación que me ha transmitido). La protagonista es la misma narradora, y te hacía sentir hasta el roce de la ropa que se ponía con sus descripciones. Parecía muy real y cercano en el tiempo a pesar de estar escrito en los años ochenta.

La sociedad creada por Margaret Atwood es una putada si eres mujer, hablando en plata. Bajo la apariencia de un matriarcado, se esconde una sociedad machista donde las mujeres son sus propias carceleras (oh, wait!). Admiro inmensamente a la protagonista por tener tanto aguante. Yo me habría colgado del primer pino que hubiese tenido a mano si fuese una Criada. Por si no os habéis enterado muy bien con la sinopsis, una Criada es una mujer destinada simple y llanamente a parir niños/as, ya está. Como si fuese un horno. Parecido a lo de los vientres de alquiler sólo que sin que nadie te pida permiso. Lo haces porque Dios te puso con ese propósito en la vida y te callas. Vamos, como la nuestra si gobernase el Opus Dei o alguna secta religiosa de esas que abundan en Estados Unidos.
Si alguna vez llega a pasar eso, matadme, por favor.
La protagonista no ha sido el único personaje que me ha robado el corazón. Probablemente, su madre (creo que no se menciona su nombre en toda la novela) y su amiga Moira sea quienes más me gustan por ser más radicales con sus ideas feministas y actos. En general, los personajes femeninos me han encantado, hasta las malas. Personajes masculinos relevantes para la trama hay pocos, básicamente Nick y el Comandante. Este último me sorprendió al final. Esperaba que fuese mucho peor persona, pero eso no quita que me resultase un hombre desagradable en general.

Lo único que he odiado a muerte en el libro ha sido el final. Odio los finales abiertos. Odio no saber qué pasa con los protagonistas. SPOILER Odio no saber si la protagonista se salvó o no, si fue Nick quien la ayudó, si pudo rescatar a su hija, si Luke está muerto; ¡qué desesperación! FIN SPOILER. Que sí, hay un epílogo, pero no esclarece gran cosa. Me topé con un final abierto por primera vez en mi vida en Betsabé nunca duerme y desde entonces les cogí asco. Quedarme con ese regomello interior de que no sabes qué le va a pasar a esos personajes a los que les has acabado cogiendo cariño me revienta.
Me matan.
En conjunto, me ha encantado. Me ha resultado fácil de leer y muy bonito. Puede parecer un poco lento porque la protagonista sólo relata su día a día, sin grandes rebeliones ni luchas, pero a mí no se me ha hecho pesado. Si os gustan las distopías, ésta es una de esas de las que deberíais leer sí o sí alguna vez en vuestra vida.

Adaptación cinematográfica: