sábado, 16 de septiembre de 2017

"El castillo en el aire", de Diana Wynne Jones

Traductora: Ana Ramos
2'5 - Leíble
El castillo ambulante es uno de mis libros favoritos, así que desde hace tiempo le tenía el ojo echado a las continuaciones que escribió Diana Wynne Jones (técnicamente no siguen la historia del primer libro, sino que son historias nuevas en el mismo universo con cameos de los personajes del primer libro). El castillo en el aire es el segundo libro y, como dicen por ahí, segundas partes nunca fueron buenas.

El protagonista es Abdullah, de Zanzib, un comerciante de alfombras que se pasa el día construyendo castillos en el aire: que si él en verdad no pertenece a su familia, sino que lo secuestraron cuando era joven y en verdad es un príncipe de un reino lejano; que si se va a casar con la princesa más bella del mundo y vivirán en un castillo enorme con unos jardines hermosos (que él se encarga de imaginar flor por flor); etc. Todo bien en su universo de fantasía hasta que aparece un misterioso hombre que le vende una alfombra mágica. Hasta aquí yo llevaba la lectura bien. Un nuevo país vecino al sur de Ingary (el hogar de Howl y Sophie), costumbres e historias nuevas y un protagonista masculino.
Lo único que no hay es un mono.

La acción se sitúa en un reino vecino de Ingary (donde viven Howl y Sophie). Personalmente, la presentación de esta extensión del mundo me decepcionó un poco, sólo seguía los típicos estereotipos de arena, sociedad sin clase media donde reina la pobreza, matrimonio por conveniencia, mujeres que no salen ni al tranco de la puerta, etc. SPOILER No me hubiese molestado tanto si el protagonista se hubiese dedicado a luchar contra esa desigualdad a la vuelta a casa tras terminar su aventura. Pero no, decide quedarse en Ingary, donde él, su mujer y sus ideas más modernas encajan mejor. FIN SPOILER Ese final, me agrió un poco la ambientación.

¿Por qué presentan a las sociedades basadas en las musulmanas como sucias y polvorientas cuando eran los más limpios del mundo, coño?
De todas formas, eso no fue lo peor del libro. En general, me estaba gustando. No me estaba enganchando al nivel de El castillo ambulante pero me estaba molando la historia. Abdullah conoce a una princesa (como la de su ensoñación) que no ha conocido hombre (y tomaos esto literal, sólo conoce a su padre porque, según una profecía, el primer hombre que conozca, será su futuro marido, así que su maravilloso padre la tiene encerrada en un castillo). Obviamente, se enamora de ella porque es la más guapa del mundo (pereza).
Abu agrees.
Total, a la princesa la secuestra un demonio y Abdullah decide ir tras su busca con su alfombra mágica. Así que, el libro va de eso, del héroe buscando a su dama en apuros. Por el camino conseguirá una botella con un genio cascarrabias, la ayuda de un soldado de Strangia (el país que acaba de conquistar Ingary), una gata y su gatito, e información valiosa (como que su princesa no es la única que están secuestrando, sino que son todas las del mundo, independientemente de su edad).

El estilo de la autora dota a la novela de ese aura de cuento de hadas antiguo donde todo parece que no tiene sentido hasta el final, cosa que amo, así como su sentido del humor. Pero. PERO. Esta vez, el final, me ha dejado un sabor de boca muy agrio. Un sabor a machismo que no he podido quitarme después de pasarme días rumiando el libro a solas. Me explico.

SPOILERS Al final, Abdullah encuentra a la princesa junto a un montón de princesas. Éstas le hacen frente a los demonios que las tienen cautivas, especialmente Flor-en-la-noche y Beatrice, la princesa de Strangia. Abdullah, Sophie, el soldado y el cocinero se ofrecen a rescatarlas. Los dos primeros, sin condiciones, pero (y aquí viene lo que me jode) el soldado dice que no va a ayudar a nadie a no ser que una princesa se case con él (el cocinero sólo pide trabajo a cambio). Lo peor es que, en vez de mandarlo a hacer puñetas y tirarlo por una ventana (lo que parecía el plan original de las princesas), la princesa Beatrice de Strangia se ofrece para tal labor porque además ella es fea pero sabe hacer las labores del hogar (¿¡!?). No tiré el libro contra la pared de puro milagro de lo que me cabreó esa escena. Pero es que ahí no para. Destierran al demonio malo y, para que no esté triste, le "entregan" a dos primas gordas de Abdullah que querían casarse con él. Como son gordas y nadie se quiere casar con ellas, seguro que son felices con el demonio guapo (¿¡!?). FIN SPOILERS
¿Por qué estropear un libro así, con lo bonito que estaba quedando?
Sophie, Howl y demás personajes que protagonizan El castillo ambulante también aparecen en esta novela, aunque no tienen el protagonismo que en la anterior entrega. Eso me gusta, pero a la misma vez, me cabreó un poco ver que Lettie y Sophie se habían vuelto unas sumisas amas de casa. No les pega nada a sus personajes, rebeldes y listas del primer libro. Para hacer eso, que no hubiese hecho nada.

Probablemente, este libro me habría encantado si me lo hubiese leído hace años, cuando me leí por primera vez El castillo ambulante, pero a estas alturas de la vida, me ha dejado un regusto que me impide recomendarlo abiertamente. ¿Está bien el libro? Sí. Es Diana Wynne Jones, su forma de contar historias enamora. ¿Me ha enamorado esta historia? Lamentablemente, no todo lo que me hubiese gustado. ¿Lo recomiendo?

7 comentarios:

  1. Hola! =)
    El castillo ambulante me lo han recomendado, pero todavía no ha caído, pero lo hará en algún momento, es una pena que no te haya encantado esta segunda parte, sobre todo porque había empezado bien.

    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dejes que esta reseña te aleje de "El castillo ambulante". Ese libro sí merece mucho la pena :D

      Eliminar
  2. Tampoco entiendo esa necesidad de poner a los reinos inspirados en pueblos árabes y/o musulmanes como sucios y polvorientos, después la mayoría de los que están basados en la Europa medieval y más para adelante eran muy limpios con castillos y bonitos vestidos. Eso si el machismo siempre, no nos vayamos a imaginar un reino ficción en donde eso no exista. Los genios pueden campar a sus anchas pero la igualdad es demasiado fantástica para ser creíble.
    A mi lo del regusto me pasa con casi todos los libros porque todos tienen esa sub-trama o esa frase de cuñao que te estropea todo el libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí es que me ha parecido flipante que el protagonista diga que en la escuela les enseñan como tratar a los demonios (con respeto), pero de igualdad nada de nada. Ya podrían mirarse más en el espejo de Dorne de George R.R. Martin (en los libros; la serie no existe).

      Eliminar
  3. Madre mía, no recordaba casi nada de lo que has comentado (excepto que me hizo mucha gracia que el bebé prefería ser un gato y estaba siempre de mal humor) y me has dejado de piedra... Vamos, me acuerdo de que no me gustó ni la mitad que el anterior y que los personajes me parecieron más superficiales, menos entretenidos, y nunca me llamó una relectura. Dudo que la haga porque ahora se me ha quedado bastante mal cuerpo 8(.

    En cualquier caso, muchas gracias por esta reseña y por resaltar este tipo de cosas.

    ¡Un saludo!

    Atte. Rika~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que leí tu reseña en Goodreads y coincidías conmigo en que era muy machista la historia, y que eso le quita toda la gracia a la novela. No te recomiendo su relectura, por salud XD

      Eliminar
  4. ¡No había visto esta entrada! Y mira que vi tu comentario en Goodreads y te contesté y todo, estoy en Babia. Pero igual voy a comentar ahora porque mejor tarde que nunca, supongo.

    Amén a todo, aunque yo al final le he dado 3 estrellas, aclarando que son 2'5, por ser Diana. Me irrita que traten a otras culturas en base a tópicos y luego las acusen de ser inferiores cuando no saben nada de ellas. Como lo de la higiene si justamente la cultura del hammam estaba muy implantada en la cultura árabe mientras era en Europa donde la gente pasaba meses sin bañarse, tanto que literalmente los ejércitos cristianos tenían que tener cuidado de que les soplara el viento de cara al aproximarse a atacar puestos árabes porque como les pillara el viento de espaldas los descubrían ¡por el olor!

    Y en cuanto a los del machismo, pues lo mismo. Quieren ir ahora de que occidente es la cultura avanzada y sólo critican las otras como si en la nuestra no hubiera mucho machismo e, insisto, sin informarse sobre cómo es la situación de la mujer realmente. Siempre ponen el caso de Arabia Saudí, que es el estado islámico extremo, es como si criticáramos el tema de la igualdad en la cultura europea poniendo de ejemplo únicamente la Alemania nazi. Claro que hay machismo en la cultura árabe, y en la nuestra también, así que mejor empezar a criticar lo nuestro y dejar que las feministas islámicas ya criticarán la suya. Estas cosas de poner a la occidental como la cultura salvadora y más avanzada y decir que el camino de las demás es asimilarla para avanzar me puede, de verdad. Demuestra una mezcla de colonialismo e ignorancia sin límites.

    Como curiosidad decir que en una de las historias de "Las mil y una noches" (no recuerdo cual es, a ver si un día de estos me pongo a leerme los libros enteros, porque sólo he leído historias sueltas) narraba el cuento de una princesa y un tío intenta casarse con ella a la fuerza e invadir su país cuando la rechaza o algo así, no recuerdo bien las circunstancias. Lo que sí se me quedó gravado fue la reacción de ella: salir al campo de batalla, que el acosador se lanzara a por ella con una maza en ristre y ella pararle el golpe, quitarle la maza y arrancarle la cabeza al acosador con su propia arma; y luego tirarse contra el ejército enemigo y hacerlo huir despavorido a hostia limpia, ríete tú de Wonderwoman. Y, posteriormente, casarse con quien a ella le salía de las narices. Y eso es un cuento tradicional árabe. O sea que si van a adaptar cuentos con ambientación árabe podrían mirar de verdad qué dicen los cuentos árabes. Igual se llevan una sorpresa. Que, aunque sí hay obviamente machismo y damas en apuros, al final va a resultar que pasa lo siguiente:
    - Cuando la cultura cristiana occidental pone a una mujer árabe musulmana en una historia:
    https://www.pinterest.es/andreah1114/belly-dance/
    - Cuando la cultura árabe musulmana pone a una mujer árabe musulmana en una historia:
    https://tenor.com/view/sauron-owned-lotr-cleave-mace-gif-5201948

    Saludos. :-D

    ResponderEliminar

Ratones de biblioteca comentaron